El proyecto de Bodegas FyA by Carlos Bujanda Piérola, se localiza en Navarrete, en la región de La Rioja, pueblo con larga tradición vinícola y alfarera, que ha sido declarado por su interés histórico y monumental, "Conjunto Histórico - Artístico".

CERÁMICA

Se ubica en pleno Camino de Santiago, destacándose como parada obligatoria para todo peregrino, tanto por la cultura, como por la Historia reflejada en sus calles y monumentos.
Se trata del único centro alfarero actual de la Comunidad de La Rioja, posicionándose entre los más importantes del norte de España.
La alfarería es para Navarrete no sólo uno de sus principales indicadores de actividad económica, cultural y social, si no también un referente turístico de primer orden en pleno Camino de Santiago.

CERÁMICA

Al igual que en otras zonas del país, la tradición alfarera en La Rioja ha ido lentamente desapareciendo, por lo que es nuestro empeño contribuir a su permanencia, en uno de los más importantes núcleos alfareros que todavía quedan.
Nuestro proyecto vitivinícola quiere contribuir de manera relevante al reconocimiento y permanencia de esta cultura milenaria, la alfarería, que se funde en la zona de Navarrete con la larga tradición vitivinícola, a través de este oficio antiquísimo, en la construcción de recipientes de barro para la conservación y mantenimiento del vino.

LA PROMOCIÓN DE LA CULTURA LOCAL

La identidad cultural representa los valores, orgullos, costumbres, creencias y comportamientos que forman parte de un grupo y que actúan con la misión de engendrar un sentimiento de pertenencia.

Esta cultura se puede convertir en el pilar de cada localidad, por lo cual es necesario resguardarla, defenderla y promocionarla, para que dicha fortaleza pueda convertirse en una ventaja. Por lo que, con el objeto de dinamizar la cultura local y hacer de Navarrete, un punto de interés turístico, queremos ofrecer una plataforma, en nuestro espacio “wine shop”, para la promoción de artistas locales que puedan presentar sus creaciones.

LA COLECCIÓN PERMANENTE

La colección consta de 850 piezas, recogidas y documentadas, por Enrique Martínez Glera (Doctor en Historia y uno de los mayores expertos en el campo de la cerámica antigua), entre los años 1978 y 2001.

La colección está totalmente relacionada con el mundo del vino, contiene diferentes piezas de uso habitual, como cántaros “mosteadores”, cántaros o pucheros para arrope, una gran variedad de medidas (cántara, media cántara, cuartilla, cuartilla y media, azumbre, azumbre y media, media azumbre, cuartillo y cantarillas), jarras de diversos tamaños, destacando las conocidas como “jarra porrón” y “jarra de trampa”, en algunas de ellas, podemos leer curiosas inscripciones; barreños para recoger vino, aguardienteras, las cuales se destinaron a contener el vino y se bebía en tazas o cazuelitas, etc.

INVESTIGACIÓN ACADÉMICA

Para poder certificar la colección y poder entender su importancia, se ha realizado una intensa labor de estudio y trabajo de archivo, se han rastreado Catastros, como el del Marqués de la Ensenada de 1751, el cual fue el punto de partida hacia adelante y hacia atrás en el tiempo.
De forma paralela, se han mantenido innumerables conversaciones con diversas gentes, coleccionistas, estudiosos, alfareros, personas que habían intervenido en la fabricación de los “barros”, su distribución y venta, etc. La recogida de testimonios de tradición oral, que por su edad conocieron o tuvieron contacto con los últimos alfareros, además de datos concretos, proporcionaba la explicación de usos y prácticas.

CERÁMICA

Navarrete era la única y última población productora de alfarería en la época en que se inició la colección; de hecho, casi nadie tenía memoria de que hubiera habido otros alfares en lugares más o menos próximos.
Estas aproximaciones al tema desde distintos puntos de vista, han llegado a desembocar en la redacción de una tesis doctoral, leída en la Universidad de Zaragoza en 1991, y la posterior publicación del libro “La alfarería en La Rioja, siglos XVI al XX” en 1994.